2.2. ACTUACIONES JUDICIALES Y EXTRAJUDICIALES

Actuaciones judiciales y extrajudiciales

Actuaciones judiciales

Las actuaciones judiciales se refieren a todas las acciones y procedimientos llevados a cabo dentro del ámbito judicial. Estas actuaciones pueden incluir una amplia gama de actividades relacionadas con el proceso legal, como presentar demandas, contestar alegaciones, presentar pruebas, asistir a juicios, presentar recursos, participar en mediaciones, entre otros.

Las actuaciones judiciales pueden variar según el tipo de caso y el contexto legal en el que se desarrollan. Estas acciones son realizadas por los profesionales del derecho, como procuradores y abogados, que representan y defienden a sus clientes. 

Es importante que las actuaciones judiciales se realicen de acuerdo con las normas procedimentales establecidas por la ley, garantizando el debido proceso y el respeto a los derechos de todas las partes involucradas.

Actuaciones extrajudiciales

Las actuaciones extrajudiciales son aquellas que se llevan a cabo fuera del ámbito judicial. Estas acciones pueden tener como objetivo resolver conflictos, establecer acuerdos o llevar a cabo trámites legales sin la intervención de un Tribunal.

Algunos ejemplos de actuaciones extrajudiciales incluyen:

Negociaciones y acuerdos: Las partes involucradas en un conflicto pueden optar por llevar a cabo negociaciones o mediaciones para resolver sus diferencias de manera amistosa, sin necesidad de recurrir a un proceso judicial.

Redacción y firma de contratos: La elaboración y firma de contratos entre dos partes puede ser considerada una actuación extrajudicial. Esto implica establecer los términos y condiciones de un acuerdo, sin necesidad de recurrir a un Tribunal para su ejecución.

Arbitrajes: En lugar de acudir a un tribunal, las partes pueden someter su disputa a un proceso de arbitraje, donde un árbitro imparcial decide sobre el caso y emite un laudo que tiene fuerza legal.

Trámites administrativos: Realizar gestiones ante organismos públicos, como presentar solicitudes, obtener permisos o registrar documentos, son actuaciones que se realizan fuera del ámbito judicial.

Es importante tener en cuenta que, si las actuaciones extrajudiciales no logran resolver el conflicto o no se cumplen los acuerdos establecidos, es posible que sea necesario acudir a los Tribunales competentes.

Comparte este post